CROQUETAS DE BACALAO

#Aperitivos, entrantes y tapas 09 octubre 2014

CROQUETAS DE BACALAO

Ideal como aperitivo y/o entrante, deliciosas y con una textura muy muy suaves, os recomiendo que la probéis....

INGREDIENTES

  • 800 g de leche entera

  • 200 g de nata

  • 200 g de bacalao desalado

  • 55 g de mantequilla

  • 45 g de aceite de oliva virgen

  • 165 g de cebolleta dulce

  • 160 g de harina

  • Sal (con precaución porque el bacalao estará salado)

  • Pimienta

  • Nuez moscada

  • Para el rebozado

  • 2 huevos

  • Harina

  • Pan rallado


PREPARACIÓN

Ponemos la cebolla en el vaso cortada a cuartos y trituramos 8 segundos, velocidad 5. Retiramos y reservamos.

Ponemos el bacalao en el vaso troceado y trituramos 10 segundos, velocidad 4. Añadimos la leche y la nata y programamos 15 minutos, velocidad cuchara, temperatura 90°. Retiramos y reservamos.

Sin lavar el vaso agregamos la mantequilla y el aceite y programamos 2 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara. Agregamos la cebolla y cocinamos 10 minutos, temperatura 100°, velocidad cuchara.

Añadimos la harina y cocinamos 4 minutos, temperatura 100°, velocidad 1.

Añadimos la leche con el bacalao que teníamos reservada, una pizca de nuez moscada y pimienta y sal (solo si le hace falta a la leche) y programamos 8 minutos, temperatura 90°, velocidad 4. 

Comprobamos el punto de la bechamel. Debe quedarnos cremosa, pero no excesivamente líquida ya que sino, será imposible de empanar y freír después. Digamos que debe quedar más consistente que la bechamel que preparamos para una lasaña, pero que a la vez esté cremosa.

Ahora tendremos que dejar enfriar la masa. Podemos hacerlo en un recipiente ancho, donde echaremos la masa, la pincelaremos con aceite y taparemos con film transparente. O bien podemos echarla en una manga pastelera (o bolsa a la que luego romperemos una esquinita para usar como manga pastelera). Dejamos que se enfríe y guardamos en la nevera hasta el día siguiente.

Formamos las croquetas, las pasamos por harina, huevo y pan rallado y freímos o congelamos para freír después.

Dejamos reposar en un recipiente hasta que se enfríe.